A Fuego Lento: la violencia es consecuencia de una privación de amor

Después de una vida marcada y violenta ¿el ser humano merece una segunda oportunidad de ser reeducado?

A Fuego Lento se presenta en el Foro Lucerna y cuenta la historia de Mario, un adolescente abandonado por su madre en un manicomio, expulsado del orfanato, prominente militar, un torturador.

A sus “cincuenta” años, la culpa y el dolor no cesan y el deseo de reencontrarse con su madre, causante de un historial infantil repleto de maltratos, trastornos afectivos y esquizofrenia es su mayor objetivo.

En voz de su protagonista…

Hace 12 años le pedí a Roma (dramaturgo) un monólogo. Me dio A FUEGO LENTO. Lo leí, no lo entendí mucho.

La segunda lectura me voló la cabeza. El material era largo y complejo que no me sentí capaz de llevar a cabo el proyecto. 12 años después sigo sin saberlo, pero logré vencer mis fantasmas que decían que no podía.

En una lectura dramatizada, Luciana Silveyra me dijo: “Martijn, no puedes no hacerlo y si me dices, SI, yo me ofrezco para acompañarte en la dirección”.

A Fuego Lento se convirtió en un monólogo para indagar en lo más obscuro de la consciencia

Así, A fuego lento nos presenta un monólogo profundo y obscuro para indagar en la conciencia de este personaje si es entonces Mario, ¿una víctima o un agresor? ¿debería ser castigado o, merece ser reeducado?

Al verla enamorada del material, le dije: “vámonos pues”. Se incorporó al equipo Paola Arrioja como asistente de dirección. En el primer ensayo conocí a Verónica González, mi novia.

Al mes siguiente le pregunté si quería acompañarme en el proyecto en la producción y comunicación.  Aceptó el reto y así se completó el frente femenino detrás de este monumento de monólogo.

Me interesa bucear en la parte oscura del alma humana y descubrir la verdadera esencia de la violencia, donde nace y germina.

Descubrí en las múltiples pláticas con Roma Mahieu que la violencia nace en el dolor del maltrato infantil, la violencia de género y sus consecuencias traumáticas.

Roma, explora de manera magistral en el dolor, el miedo y la violencia que es el pan de cada día para Mario, el personaje central. 

Nos invita a tomar consciencia de las circunstancias en las que uno vive y mirar alrededor con generosidad y comprensión. 

Roma nos enfrenta con un personaje que arrastra el daño de una infancia cruel y que medra en la vida en una vorágine de violencia de la que no se puede zafar.  

Mario entra en un círculo vicioso cuando después de usar la violencia necesita arrastrarse y ser perdonado. Su particular diseño de familia hace esto posible.

Martijn Kuiper, actor y protagonista de A Fuego Lento.

Comprar Boletos

Y para que ningún imprevisto acabe con tu diversión, al adquirir tus boletos protege tu compra con Ticketprotector. ¡Contrata aquí!